Avisar de contenido inadecuado

CUIDADOS CON LOS BESOS

{
}

Es un gesto maravilloso que, desgraciadamente, puede llegar a ser algo muy desagradable si nos ponemos a pensar en el mal aliento, en el agrietamiento labial, en los herpes y bacterias que se transmiten con el beso (desde los del resfriado común a los de la enfermedad del beso).

Por ello, te presentamos unos breves consejos sobre higiene bucal y cuidado de labios. Estar atento a ambos factores es un paso imprescindible para dar besos perfectos. El siguiente paso lo has de dar tú. "Muchas personas tienen el virus del herpes. Una vez infectados con el virus, no podemos deshacernos de él; permanece aletargado hasta que disminuyen nuestras defensas facilitando su manifestación." Besos perfectos

Es fácil tener unos labios que inviten al beso dedicándoles un poco de cuidado. Te contamos cómo:

Labios agrietados


Los labios secos y agrietados son antiestéticos y pueden ser muy dolorosos. La buena noticia es que realmente tienen solución con un mínimo esfuerzo y gasto:


  • Utiliza todos los días un bálsamo labial (los hombres también). La vaselina es igualmente eficaz.
  • Ponte protector solar sobre los labios cuando salgas al aire libre en días soleados.
  • Evita una exposición excesiva al sol.
  • Evita lamerte los labios para mantenerlos húmedos.

Si el daño ya está hecho


  • No te pases la lengua por los labios, pues sólo te proporcionará un alivio temporal y los secarás aún más.
  • Trata los labios agrietados con un bálsamo labial que contenga cera de abejas o fenol.
  • También puedes usar vaselina.


"Boqueras"


Las rágades o ragadías, popularmente conocidas como "boqueras", están causadas por una infección vírica contagiosa común (herpes simple o HSV-1). Este virus es de la misma familia que el virus que origina el herpes genital. Las rágades se producen en torno a la boca.

Consisten en grupos de diminutas vesículas llenas de un líquido claro, que luego supuran, se abren, se secan, y finalmente desaparecen. Estas ampollas son contagiosas hasta que se curan del todo, proceso que habitualmente requiere una semana. Por lo general, el virus se transmite por contacto, de persona a persona, al besarse o al usar el mismo cepillo de dientes o compartir otros utensilios.

Muchas personas tienen el virus del herpes. Una vez infectados con el virus, no podemos deshacernos de él; permanece aletargado hasta que determinados factores, como el estrés u otras enfermedades, disminuyen nuestra resistencia facilitando el ataque. La mayoría desarrollamos anticuerpos para mantener el virus bajo control.

Las rágades desaparecen por sí solas al cabo de una semana, aproximadamente. Si sientes que van a aparecer (generalmente por una sensación de cosquilleo o irritación), comienza a usar una crema antiviral, como Zovirax, inmediatamente. Con ella es posible acortar la duración del ataque, o incluso detenerlo totalmente.

Sigue aplicándote Zovirax de acuerdo con las instrucciones del fabricante. También puedes tomar ibuprofeno para reducir la inflamación y colocar un cubito de hielo sobre la zona afectada para sentir un rápido alivio.

Acude a tu médico si presentas cualquier síntoma nuevo e inexplicable, o si las rágades son inusualmente frecuentes y se acompañan de fiebre, dolor de cabeza o muscular, o si las vesículas contienen pus en vez de un líquido claro.

Mal aliento


La mayoría de nosotros nos preocupamos por el mal aliento o halitosis. De hecho, nos gastamos cientos de millones de euros anualmente en colutorios y soluciones orales que refrescan la boca. Los alimentos muy condimentados, el tabaco y la cafeína son causas frecuentes de la halitosis. También la ingesta continuada en grandes cantidades de ciertos alimentos, como el ajo o la cebolla.

Los problemas digestivos (hernia de hiato, esofagitis, úlceras, problemas hepáticos..) son una causa frecuente de este problema.

Sin embargo, cualquier afección que induzca un crecimiento bacteriano, puede causar mal aliento, como por ejemplo:

  • Catarro y gripe
  • Infecciones de garganta y senos paranasales
  • Dientes con caries
    Muchas veces, simplemente es el resultado de no limpiar adecuadamente los dientes con el cepillo y el hilo dental. El estar a dieta o saltarse las comidas puede ser también una causa. No comer regularmente origina mal olor porque al no ingerir alimentos no se estimula la secreción de saliva, la cual ayuda a mantener la boca limpia y fresca.

    Para combatir el mal aliento se recomienda limpiar los dientes con cepillo e hilo dental al menos dos veces al día, y preferiblemente después de cada comida. También puede ayudar la limpieza de la lengua con un cepillo.

    Si sospechas que tu dieta es la causa del mal aliento, trata de comer alimentos menos condimentados o sazonados y reduce el consumo de café. Si el problema persiste, acude al dentista para que te revise la boca, o a tu médico para que descarte la existencia de un problema digestivo.

    Barbas, lenguas y lociones para después del afeitado


    Las barbas, bigotes y lenguas perforadas -piercing- pueden albergar bacterias. Asegúrate de lavarte regularmente la barba con tu champú o jabón habituales, así como de cepillarte la lengua en torno a la bolita o anillo, si es que la tienes perforada.

    Tanto la barba incipiente como la loción para después del afeitado pueden irritar la piel de los demás, así que procura estar bien afeitado y no echarte demasiada loción.

    Besos contagiosos


    Con los besos se pueden transmitir distintas infecciones, desde las que producen una simple tos, resfriado o rágades, hasta enfermedades más graves, como la mononucleosis infecciosa también llamada fiebre glandular o la infección por VIH.

    ¿Puedo contagiarme del VIH con los besos?

    Existen cuatro líquidos corporales que pueden transportar y transmitir el VIH: la sangre, el semen, los fluidos vaginales, y la leche materna. La saliva, por sí misma, no lo transmite. Sin embargo, teóricamente es posible contraer el VIH al besarse.si tienes o tu compañero/a tiene cortes o úlceras en la boca o encías sangrantes (por ejemplo, después de limpiarse los dientes con cepillo o hilo dental), porque puede producirse un intercambio de sangre infectada.

    Esta circunstancia es, sin embargo, extremadamente improbable. Al igual que en toda práctica segura de sexo, al besarse hay que prever los riesgos. Si tienes cortes o úlceras en la boca o en los labios, es mejor que no beses a nadie hasta que hayan desaparecido.

    ¿Realmente la fiebre glandular se transmite por los besos?

    La mononucleosis infecciosa o fiebre glandular ("enfermedad del beso") es una enfermedad causada por el virus de Epstein-Barr. Éste es un virus extremadamente común, que se propaga mediante la saliva. De hecho, la mayor parte de las personas de edad madura han sido infectadas por este virus, aunque muchas no presentan ningún síntoma.

    Sin embargo, cuando la infección tiene lugar durante la adolescencia, a menudo a través de los besos, los síntomas de la mononucleosis infecciosa se manifiestan con mayor virulencia . En consecuencia: sí, la mononucleosis infecciosa o fiebre glandular puede transmitirse por los besos.
  • {
    }
    {
    }

    Deja tu comentario CUIDADOS CON LOS BESOS

    Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

    Avatar Tu nombre