Avisar de contenido inadecuado

¿ES EL CHIKUNGUNYA UN VIRUS DE LABORATORIO?

{
}

El presidente del Colegio de Médicos Cirujanos de Puerto Rico, Víctor Ramos, rechazó contenidos de un video que circula por las redes sociales, en el que un doctor, identificado como Carlos Amodei, asegura que el chikungunya es un virus  patentado  y que ya existe una vacuna, patentada y probada en humanos, contra esta enfermedad transmitida por picadas de mosquitos.

   Amodei, quien posee un doctorado en psicología de la Universidad Nacional de Córdoba, en Argentina, subió a la web un video en el que alega que el chikungunya fue patentado en 2005, que cinco años después se patentaron moléculas para inhibir la enfermedad, que en 2012 fue patentada la vacuna y que al año siguiente esta fue probada en humanos en Estados Unidos. También menciona un estudio que habla de los potenciales mercados de la vacuna.

 “Estamos hablando de un virus, cura y a la vez vacuna de una epidemia que todavía no había comenzado”, declara Amodei en el video, en el que muestra páginas de internet donde figuran las patentes y estudios mencionados.

Aunque la primera trasmisión local del virus  en las Américas ocurrió  a finales del año pasado, la realidad es que el chikungunya lleva mucho más tiempo causando fiebre y dolores en las articulaciones en otros continentes. En los archivos de El Nuevo Día hay noticias que dan cuenta de miles de casos reportados en las islas del océano Indico para 2004. En Estados Unidos se diagnosticó una docena de casos de chikungunya en 2005, mayormente de personas que habían viajado a zonas de Asia y África.

  “El chikungunya existe desde los años cincuenta en Tanzania (país de África). Desde 1952 debe haber estudios sobre este virus”, sostuvo el presidente del Colegio de Médicos Cirujanos de Puerto Rico. Por tal razón, dijo que no debe sorprender que haya investigaciones sobre la enfermedad desde 2005, fecha de la primera patente presentada en el video del sicólogo argentino. Esa patente de la Universidad de Texas dice que es para generar clones y copias del virus para su uso como herramienta molecular y para desarrollar una vacuna. 

“Ha habido esfuerzos por hacer una vacuna”, dijo el médico Ramos, “pero como el virus estaba en un área tan pequeña, no llegaron a desarrollarla como algo comercial porque no habría dejado suficientes ganancias para la compañía que la hiciera”.

    “Al propagarse fuera de Tanzania, ya hay un mercado mayor y por eso ahora (las farmacéuticas) deben estar tratando de ver quién saca más rápido una vacuna”, prosiguió.

Las otras patentes presentadas en el video están relacionadas a esfuerzos conducentes al desarrollo de una vacuna. Una fue presentada en 2010 por la Singapore Immunology Network, que identificó moléculas capaces de neutralizar la infectividad del virus. Otra fue presentada en 2012 por el Bharat Biotech International Limited, con sede en India, que desarrolló una vacuna. Cabe destacar que tanto Singapur como India son países que se vieron afectados por una epidemia entre 2004 y 2006,  por lo que había interés en encontrar formas de prevenir o curar el chikungunya.

Los últimos dos estudios mencionados por Amodei datan del año pasado, fueron realizados en Estados Unidos y avalados por los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés). Uno de estos consiste de pruebas en humanos saludables de una vacuna contra el chikungunya. En la página web Clinicaltrials.gov se informa que las pruebas ya finalizaron, pero aun no muestra las conclusiones del estudio. La otra investigación es una suerte de resumen de todo lo que se conoce hasta el momento sobre el virus e incluye un apartado acerca de potenciales mercados para una vacuna contra el chikungunya.

   “Esto no debe sorprender a nadie porque tanto NIH como CDC (Centros para el Control y Prevención de Enfermedades) hacen múltiples experimentos sobre enfermedades, incluyendo las que no hay en Estados Unidos, para cooperar con países que enfrentan brotes, ya que poseen los laboratorios más avanzados del mundo”, sostuvo Ramos.

  “Las teorías de conspiración han existido por años”, advirió el médico. “Divulgan esas teorías para obtener dinero haciendo conferencias sobre el tema y vender antídotos carísimos contra las vacunas. Hasta ahora, ninguna de esas teorías ha sido probada como cierta por estudios científicos serios”.

Fuente: El Nuevo Dia http://www.elnuevodia.com/nohayvacunacontraelchikungunya-1856538.html

{
}
{
}

Deja tu comentario ¿ES EL CHIKUNGUNYA UN VIRUS DE LABORATORIO?

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre